Aumentar Tamaño del texto
Disminuir Tamaño del texto

Fundamentos del Centro

 

    La Sociedad Teosófica, luego de su fundación, sentó sus bases como su “Cuartel General” en Adyar, India. Tiempo después el Sr. W.Q. Judge, quedó a cargo de la sección de EE.UU. para toda América, y H.P.B. después de varias e infortunadas situaciones, que la pusieron bajo acusaciones de fraude por personas que nada entendían de los Sagrados Conocimientos y extraordinarios poderes que poseía, esta aún más extraordinaria mujer, dejó finalmente la India y se radicó en Inglaterra. Allí culminó su obra cumbre que denominamos el mayor tratado sobre la evolución: “LA DOCTRINA SECRETA” (continuación de “Isis Sin Velo” que escribiera con anterioridad); luego le siguió “LA VOZ DEL SILENCIO” y “LA CLAVE DE LA TEOSOFÍA”. Fue allí donde fundó también La Escuela Esotérica, dejando una copiosa información para la interpretación de “LA DOCTRINA SECRETA” a un grupo de discípulos que ella intentó formar como continuadores de la magna obra Teosófica en el mundo.

    Los fundadores de la Sociedad Teosófica pasaron por una indecible cantidad de pruebas, las cuales no fueron fáciles. La principal “Cabeza de Lanza” de semejante proyecto, fue H.P.B.. Obediente a sus instructores, hasta dejar la vida en este titánico Plan, luchó hasta el final para dejar a la Humanidad el mayor tratado sobre la evolución física y espiritual del hombre, como así mismo, la propia evolución del Kósmos, difundiendo el origen común de toda la Humanidad a partir de la UNIDAD fundamental de la vida UNA de la cual TODO deviene y por ende TODOS somos parte.

    A su partida del mundo físico, H.P.B., dejó una herencia de inestimable valor para toda la Humanidad, herencia que no siempre fue bien utilizada ni enseñada, por la conducta poco comprensiva de algunos personajes a lo largo del tiempo, y que devino en la sucesiva separación y formación de distintas Sociedades e Instituciones, todas ellas nacidas de la misma base. Sin embargo nunca se pudo evitar que muchos de los pocos pero sinceros buscadores de la Verdad, pudieran hacer llegar hasta nuestros días, sus propias investigaciones basadas en las enseñanzas dejadas por H.P.B. y sus Maestros, enseñanzas que podemos encontrar en los innumerables escritos de H.P.B. y que fueron ampliamente corroboradas por las famosas “CARTAS DE LOS MAHATMAS A A.P. SINNETT”.

    Ha pasado ya mucho tiempo en que la mayor parte de las Instituciones Teosóficas han trabajado separadas debido tan solo a la Conducta Humana, henchidas de orgullo y mezquindad, desviadas de toda solidaridad y sentido de unidad, vacías de Fraternidad. Se han arrojado al obscuro foso de la separatividad los tres altos, éticos y morales objetivos dejados por nuestros predecesores. Muchos continuadores del trabajo Teosófico dejaron más que sus vidas en sus tareas filantrópicas para el mundo. Tenemos el urgente deber de ser continuadores de esas tareas para servir a la Humanidad con acciones verdaderas. No es desde la fantasía imaginaria desde donde queremos y podemos salvar al mundo sin hacer ningún esfuerzo por ser mejores; debemos ser auténticos servidores del bien común. No es desde la cúspide de nuestras ilusiones que podemos ser útiles al PLAN de EVOLUCIÓN, es desde la acción misma por el bien universal, por más humilde que esta sea. Por ello es que los Centros surgen para tratar de orientar sobre el mejoramiento de la conducta y del servicio, sin imposiciones; el individuo interesado en este compromiso, debe estar convencido por sí mismo. Como reza el viejo axioma “Todo por convicción nada por imposición”. Colaborar con el estudiante sin afectar negativamente su Karma es parte del trabajo de un “CENTRO”.

    Un Centro de Estudios de la Teosofía Original es para estudiantes que pueden pertenecer a cualquier institución Teosófica o a ninguna y que están interesados en el estudio profundo de la Teosofía Original y en el cambio de la conducta que se puede lograr a través de esos mismos estudios.

    Los intentos por formar un Centro de estas características, no son nuevos, pero estuvieron signados por muchos impedimentos. Muchos de ellos por posición u opinión de sus componentes terminaron formando Instituciones, ramas o logias. Actualmente no son muchas, por lo que algunos estudiantes preocupados por brindar un lugar que informe sobre la Teosofía Original y que no pertenezca a ninguna institución en particular, decidimos crear uno que,siendo totalmente neutral y autónomo, a la vez pueda mantener un diálogo fraternal y cooperativo con todos los demás. Fue todo un desafío. Pero a pesar de tardar más de treinta años en hacerse una realidad, hoy este Centro puede proponer la interacción y unión Fraternal entre todas las Instituciones Teosóficas. Siendo tan pocos los estudiantes de Teosofía en el mundo es un deber que entre estudiantes estrechemos lazos Fraternales, unidos por el ideal que debiera amalgamarnos. De esta manera podremos difundir la Teosofía haciéndola un poco más universal y que ella evite, probablemente, muchos males que hoy embargan a toda esta “pobre y paria humanidad” (Mahatma K.H.). Por lo que la alegoría de H.P. Blavatsky sobre el atado de varas cobra en estos momentos una gigantesca vigencia.

    El Centro es por sobre todo, informante y difundidor de la Doctrina Teosófica Original. A través de su página en internet, se publicarán los títulos de libros que se sugieren sobre dicha literatura, los cuales se consideran de vital importancia para el estudio y la investigación. Dicha literatura estará a disposición de las personas que la requieran en una editorial actualmente en formación. Dicha editorial no pretende comerciar con los libros, solo salvar sus costos para poder recuperar lo que luego se reinvertirá en más literatura a difundir.

    Las personas interesadas en obtener más detalles podrán consultarnos a través de esta página de internet, para concertar entrevistas personales o para obtener referencias acerca de bibliografía o cualquier otro material Teosófico para su estudio.

    El Centro, dentro de sus posibilidades, intentará traducir al español literatura Teosófica que aún permanece en idioma inglés, lo que, a causa del idioma, resulta un impedimento para que el estudiante llegue a investigaciones más profundas o más amplias. Ante esta importante necesidad, el Centro colaborará con todo aquel estudiante que desee realizar traducciones, ya que hay una importante cantidad de literatura de algunos autores que tratan de la Teosofía Original y que su rico contenido en información, permanece en inglés, siendo una imposibilidad para quien no conoce el idioma.

    El Centro proyecta encomendar a la editorial la reimpresión de libros Teosóficos, que por falta de recursos no se han vuelto a imprimir. La mutua cooperación de algunos estudiantes, que están tratando de llevar a cabo este proyecto, favorece a las instituciones Teosóficas que tienen la posibilidad de obtener esta literatura tan necesaria actualmente.

    Dejamos en claro que el Centro está compuesto por estudiantes de Teosofía y no por eruditos en Teosofía, y que dichos estudiantes no están ligados necesariamente a alguna institución organizada.

 

¿POR QUÉ CENTRO?

 

    Una explicación aclaratoria: la palabra “Centro” tiene una relación directa con la palabra “Núcleo”. En los tres objetivos que fundamentan la Sociedad Teosófica, el primero y más importante de los tres dice lo siguiente: “FORMAR EL NÚCLEO DE UNA HERMANDAD UNIVERSAL DE LA HUMANIDAD SIN DISTINCIÓN DE RAZA, COLOR O CREDO(Según H.P.B. en “La Clave de la Teosofía”). Por esta razón se llama “Centro”, porque centraliza de modo unitivo el conocimiento y lo comparte, tratando de lograr que los estudiantes de Teosofía se concienticen de la importancia de practicar la Fraternidad, demostrando al mundo que es posible vivirla a través de ella. Es deber de los estudiantes de Teosofía demostrar su aplicación a través de una fraternal colaboración, compartiendo el conocimiento adquirido CON TODAS LAS DEMÁS INSTITUCIONES TEOSÓFICAS, YA QUE ES EL PRIMER OBJETIVO EL QUE DEBIERA UNIRLAS A TODAS.

 

¿POR QUÉ TEOSOFÍA ORIGINAL?

 

    Llamamos Teosofía Original a la que dejaron H.P. Blavatsky y Sus Maestros desde el principio en que el movimiento Teosófico comenzó hasta la desaparición física de H.P. Blavatsky. Las enseñanzas que ella dejó en toda la literatura Teosófica incluyendo la más importante de todas, “La Doctrina Secreta”, fueron ampliamente corroboradas por las famosas “Cartas de los Mahatmas a A.P. Sinnett”. Estas cartas hicieron su aparición en septiembre de 1923 en Londres, gracias al Sr. Trevor Barker, miembro de la Sociedad Teosófica de Adyar, quien tomó contacto con la albacea del extinto Sr. A.P. Sinnett, y ella autorizó al Sr. T. Barker a que las cartas fueran publicadas en forma de libro. Estas cartas reivindicaron el buen nombre y honor puesto en duda de H.P. Blavatsky, quien había sido señalada como una impostora. Las enseñanzas dadas por esta extraordinaria mujer tomaron la verdadera dimensión que debieron tener desde el principio y que la ignorancia y el mal juicio de algunos había obscurecido. En estas cartas sus Maestros hablan de la gran estima que sienten por su abnegada servidora, a Ellos y a la Gran Causa, la Humanidad. La Teosofía Original no admite desvíos; ante cualquier duda, el estudiante puede esclarecerla a través de “Las Cartas de los Mahatmas”, de “La Clave de la Teosofía”, o por tantos otros escritos que ella realizó sobre temas específicos. La literatura Teosófica no debiera abrumar al estudiante, porque este dispone de todos los medios para comprobar su veracidad, estudiándola.

    Muchos estudiantes escribieron su propia visión de la Teosofía y hay muchos de ellos que resulta importante leer, pero ningún estudiante de Teosofía errará el sendero si primero estudia en profundidad “Las Cartas de los Mahatmas”, “La Cave de la Teosofía” y “La Doctrina Secreta”. Estas tres gigantescas obras son la triada superior del conocimiento Teosófico y la mayor herencia espiritual y científica para la Humanidad. Hay autores que siguieron fielmente estas enseñanzas, simplificando, o ampliando más el horizonte del saber. Son estos autores los que nosotros como estudiantes recomendamos, a la par de estudiar conjuntamente una de las tres obras mencionadas más arriba, esto lógicamente dependerá de la capacidad intelectual de cada estudiante. Lejos está de nuestra intención formar el peligroso dogma ya advertido por los Mahatmas y H.P. Blavatsky, por el hecho de proponer el estudio de la Teosofía Original. Está comprobado que “quien va a la fuente no muere de sed”, por ello es que recurrimos a esa fuente sin temor de errar, y sugerimos lo mismo basados en que, quien enseña o sugiere correctamente genera buen Karma. Y a la inversa, el desvío provocado por una enseñanza errónea perjudicará inevitablemente a una gran cadena de estudiantes y generará causas de efectos desfavorables a quien provocó el desvío. Esto puede ocurrir porque muchos por no saber y no ver cómo operan las Leyes, en este caso Karma, desvirtúan las enseñanzas a beneficio propio tornándose en Gurúes de la Teosofía, cayendo en la tonta trampa del error.

 

FUNCIONAMIENTO DE LOS CENTROS

 

    Cada Centro, es totalmente independiente, si bien puede recibir ayuda de otro Centro ya formado, no dependerá de este último. Una vez formado, deben ser autónomos. Parte de su organización interna estará sujeta a las necesidades de los componentes del Centro, desde sus medios económicos hasta el lugar donde funcionará como Centro. Lo que se debe seguir como normativa es que, a la par de los diversos estudios Teosóficos los cuales deben estar basados en la Teosofía Original, se estudiará sobre el tema de la Conducta, esto es de gran importancia para el progreso Interno-Espiritual del estudiante pues debe ser llevado a la práctica.

    Todos los Centros pueden interactuar entre sí ayudándose mutuamente con un sentido altamente Fraternal, pero sin inmiscuirse en sus asuntos internos ya que cada Centro, como ya lo hemos dicho, es Totalmente autónomo e independiente. Los integrantes de un Centro pueden y deben fomentar la interacción con miembros de otras Instituciones Teosóficas, como reuniones de trabajo, de confraternidad, etc. De la misma manera miembros de otras instituciones puedan colaborar con el trabajo del Centro si desean hacerlo.

    Las personas que quieran tomar contacto con este Centro, lo podrán hacer a través de internet como también solicitar una entrevista con personas del Centro. De esta manera se evacuarán todas las preguntas que los interesados tengan en Teosofía.

    Este Centro es totalmente libre. Tampoco pretendemos sustraer miembros de otras Instituciones Teosóficas, nuestro interés es que el estudiante de Teosofía se enriquezca con el material Teosófico disponible en el Centro y pueda enriquecer su tarea en la institución a la que pertenezca. El Centro es por sobre todo UNITIVO, no es competitivo ni pretende ser un lugar de elegidos, pero si un lugar de personas más comprometidas con las instrucciones de los Maestros de Sabiduría.

 

FORMACIÓN DE GRUPOS DE ESTUDIANTES DE TEOSOFÍA EN EL CENTRO

 

    En el Centro, se puede formar con la participación de todos los estudiantes, un grupo de estudiantes avanzados, es decir de personas que hayan estudiado Teosofía por un período de más de dos años. La diferencia en la metodología de estudio estará en el compromiso que deberá asumir para poder formar parte de dicho grupo. El estudiante tiene aquí una oportunidad y a la vez una profunda responsabilidad que deberá asumir al ingresar como parte integrante del grupo de estudio, y esta responsabilidad está basada en el estudio e investigación de la Conducta, sobre la ética y moral de la misma y su aplicación práctica, lo que llevará al estudiante a conducirse de manera más correcta en todos los niveles sociales en que viva, siendo así un verdadero servidor de su comunidad, su familia, amigos, compañeros de trabajo y hermanos de ideales Teosóficos, respetuoso de las ideas Religiosas y leyes de su País o del País en el cual resida.

    El Grupo de estudiantes del Centro, deberá formarse en una reeducación de su Conducta y para ello será necesario que cada vez que el grupo se reúna a estudiar, lo haga durante un período de tiempo acordado, con un intervalo, utilizando el primer período para el estudio del tema teosófico y el segundo período para el estudio de la Conducta. Advertirán los estudiantes que por más que pase el tiempo, el estudio sobre la Conducta no parece agotarse. No puede haber avances de ninguna naturaleza en el verdadero estudiante de Teosofía, si no hay cambios favorables en su conducta. La idea de Conducta tiene en nuestra sociedad actual un empobrecido significado, más relacionado a la “Moral de moda”, que a su verdadero significado Ético, Moral y Espiritual que tiene en Teosofía. Sin embargo la palabra CONDUCTA, tiene en materia de evolución espiritual, un profundo significado de enormes dimensiones, totalmente desconocida por la mayor parte de la sociedad en la que vivimos. 

    Las personas que recién comienzan con estudios de Teosofía, deberán hacer un profundo estudio de la Teosofía Original, durante un período de siete meses, comenzando por los llamados “Escalones de oro de la Teosofía”: Karma, Reencarnación, El Septenario Del Hombre y El Plan Divino o De Evolución. Pasado este tiempo los estudiantes que tengan verdadero interés en el estudio y muestren un sincero compromiso en el cambio de Conducta podrán integrar un grupo de estudio inicial.

    De más está decir, que a los estudiantes iniciales se los podrá asistir de diversas maneras, ya sea por internet o por entrevistas en el mismo Centro. Los estudiantes más avanzados podrán colaborar con los estudiantes iniciales que hayan formado un grupo, por ejemplo, participando de vez en cuando en sus reuniones y compartiendo con ellos, a manera de sugerencia, la forma de abordar la investigación de los temas acordados por ellos. Teniendo siempre presente que la finalidad es entender, comprender y aplicar lo que se estudia. Vale decir que siempre existirá entre los componentes del Centro, una constante confraternidad, colaborando unos con otros, despertando en sus corazones ese sentido de Servicio tan necesario en estos casos.

EL CENTRO